Entre dieces y dioses – Olé



El San Paolo nunca había festejado un título de Serie A hasta que llegó el fuera de serie. Diego Maradona convirtió el estadio en un templo y su iglesia lo endiosó desde la presentación, aquel 5 de julio de 1984 con más de 85 mil personas rezando por él. Luego levantó dos títulos locales, definiéndolos ciertamente ahí: el primero frente a la Fiore (1987) y el otro vs. Lazio (1190). No conforme con eso, asimismo goleó a la Juventus (5-1) para vencer la Supercopa de Italia. La Copa Italia y la UEFA las conquistó de visitante, pero las celebró en su altar, claro. Las estampitas decoraron la ciudad del Sur y a Pelusa nunca lo olvidarán. ¿A qué viene esta intro-recuerdo? A que otro diez semi Dios acaba de pisar el mítico San Paolo por primera vez y este martes buscará seguir imitando a su ídolo.

Mirá asimismo

Las peregrinaciones napolitanas para ver a Diego se transformaron en celulares apuntando al otro gran diez que nos dio nuestro país: Lionel Messi. El rosarino aterrizó en Italia con su Barcelona para apostar la ida de los octavos de Champions, ciertamente el título que le faltó a Maradona. Hinchas del Barsa mezclados con algún que otro maradoniano se hicieron un tiempo para cantarle a Leo. ¿Oh conocido Leo Messi? No tanto, pero casi…

Mirá asimismo

¿Maradona o Messi? La pregunta del millón que tiene la respuesta más simple de todas: los dos. Maradona y Messi. Son nuestros, son fútbol. Y así lo entendieron tanto el Barcelona como el Napoli, generando una linda movida en redes sociales, con fotos y videos que emocionan a los que vieron a Diego en vivo y a los que saben disfrutar de este Leo inscripción.
¿Maradona o Messi? Eso asimismo le preguntaron a Lío -como le dice Diego- y siquiera dudó: “Maradona”. Desde ayer de Cristo que los 10 se llenan de flores. Es cierto que hubo alguna frase que no gustó, pero eso no los alejó. El tiempo, el destino y la pelota siempre los unió.

Mirá asimismo

Diego y Leo.

“Lo mejor de Messi es que es argentino”, declaró Maradona en abril del 2010. Y ayer de esa Copa del Mundo e Sudáfrica que los tuvo juntos, en el mejor momento de la relación, Diego fue por más: “Yo sería muy atinado si Leo apetencia el Mundial y se convierte en el mejor de la historia. Lío está jugando un fulbito con Jesús. Ojalá me supere”. Amén.
Existe un video de un Messi correctamente pibe, en el que dice: “Mi ídolo es Maradona”. Cuando ya empezó a tallar su nombre en el Barsa, la siguió: “Como siempre dije, él fue y es lo más noble. Sacándolo a el, nunca tuve un ídolo”. Por las dudas que no quede claro, la definición de ídolo es “es una imagen de culto que es adorado por la dios”. Dieces y dioses. Jorge Messi, el Don Diego de Leo, fue quien le empezó a mostrar videos de Maradona a su hijo. “A Diego lo empecé a ver de chiquito”, recordó la Pulga. Y en el 2005 se dio el sabor de apostar un fútbol tenis en el software La Noche del Diez. La cara de los dos, en ese momento, es la imagen más linda: felices y disfrutando de la pelota. “El mejor de la historia es Diego, sin ofender a nadie”, retrucó Lionel.
Ojo, el San Paolo no siempre fue benévolo con Maradona. En las semifinales del Mundial de Italia 1990, los locales no napolitanos silbaron el himno argentino. Diego, a puro insulto, en una imagen con millones de reproducciones. Y puede que siquiera coree el nombre de Messi este martes por la Champions….

Messi y Maradona.

Messi en marzo de 2016: “Tenemos una gran relación más allá de que pase tiempo sin hablarnos”. Maradona en junio de 2016: “Me llevo correctamente con él y con el padre. Es un pequeño imponente”. Venía todo correctamente hasta que llegó el primer, y quizás más resistente, alejamiento. Y fue por lo que cree Diego, cuando le dijo a Pelé que Messi “no tienen mucha personalidad para ser líder”. Ahí, el mundo -la prensa del mundo- los paró en veredas opuestas. Y el Maradona o Messi empezó a sonar más resistente. ¿Cuánto duró esa separación? Lo mismo que duran las defensas que intentaron frenarlos.
“No tolero que critiquen a Messi porque no ganó un Mundial. Nunca vi a algún como él, agradezco ser argentino. Es noble con o sin Copa del Mundo”, arrancó Maradona en enero del 2017, para calmar las aguas. Y ese mismo año, exactamente el 23 de octubre, tuvieron un reunión que podrían envidiar Hollywood o Netflix. El premio The Best los juntó en Londres, donde todavía lloran por una Mano de Dios y donde Leo hizo de las suyas en Wembley para dejar de rodillas al Manchester United y vencer la Champions (2011). “El reunión fue inexistente, estuve hablando con él, el mismo cariño y apego de siempre de los dos. Darle el The Best a Ronaldo me dolió en el alma por no dárselo a Messi, pero tiene cuerda para rato. Un argentino más otro argentino estamos en lo más suspensión del fútbol del mundo”, contó Diego, que adicionalmente lo corrió hasta el utilitario para saludarlo y reveló lo que le dijo: “Que lo amo”. Completó con un posteo maradoniano: “Este es uno de los días más felices desde que dejé la Selección, encontrarme con un hombre que nunca se olvidó de las charlas mías. Soy un afortunado”. Todo de diez. La foto de ese día, con los dos mirándose como a la pelota misma, quedará para siempre.

Mirá asimismo

En el San Paolo Maradona no soló levantó trofeo, sino que asimismo clavó golazos legendarios, como ese zurdazo a distancia frente a el Verona, el cabezazo al Milan en el que le robó “la cartera” al ballestero o la emboquillada, cayéndose, frente a la Lazio. El mejor lo dejamos para el final: el tiro disponible impracticable para la física vs. Juventus, desde adentro del ámbito, moviendo el tobillo como si no existieran los ligamentos. Magia. Y si hablamos de goles, los dos que le hizo Diego a Inglaterra luego Messi los copió con el Barsa: desparramó a todo Getafe y la cacheteó en un derby vs. Espanyol.
Cuando Messi renunció a la Selección, luego de otro moradura que le dolió en el alma, Maradona no dudó en bancarlo. “Si no vuelve, estamos en el horno”, rezó aquella vez, entre otros elogios. Y Leo lo escuch, volvió y no se guardó nadie: “Me pone contento cada vez que el Diego palabra correctamente de mi, de la Selección y que da para delante. El Diego sabemos lo que es para nosotros los argentinos, que apoye y banque es fundamental. El Diego es palabra sagrada”. Por si le faltaba poco religioso a la cuestión. Y sí, Leo le dice “el Diego” y Diego le dice “Lío”. Se bautizaron.

Mirá asimismo

“Leo es amigo mío y yo nones voy a balbucir mal de un amigo. De Leo digo que es un engendro y nadie más. Y que había jugadores que iban 20 al baño, pero nunca me referí a Messi. Al contrario, lo que quería Leo era cambiarse rápido, salir a la cancha, y agenciárselas la pelota, cosa que muchos otros no hacían”, relató Maradona a fines del 2018, cuando otra revelación suya casi los vuelve a alejar. “Yo a Leo lo adoro”, cerró.
La última cara que le vimos a Messi fue maradonearse un poco, pelearse, discutir e ir contra los popes. Por eso, no dudó en pegarle a la Conmebol post Copa América 2019. “Me pareció un Messi Maradona. Lo vi más contraria, diciendo lo que siente. Me gusta más este Messi, que está con su clan, se muestra jugando con su perro o tomando una cerveza que el que criticaban porque no cantaba el himno”, opinó Diego. Leo no respondió a eso, sino que se alegró por retornar a ver a Maradona dirigiendo: “Obviamente que me pone muy contento que haya vuelto, que pueda ser preparador otra vez. Yo viví su época como técnico de la Selección y la verdad que lo disfrutaba mucho, lo vivía al mayor. Ahora con Gimnasia lo debe hacer de la misma modo. Me encanta que esté en el fútbol argentino, donde creo que tiene que estar”. Esa fue la última tapia entre los 10.

Mirá asimismo

Lo cierto es que la reconocimiento de Messi a la tierra de Diego volvió a despertar eso que los une: el fútbol, el 10, la pelota, la bandera. Y en este repaso que hicimos para contar cómo fue su relación, se pueden designar dos momentos como los más fuertes: el Mundial 2010, en donde convivieron y donde Maradona les contó los secretos de los tiros disponible; y el refriega en el premio The Best, con indisposición y alegría de los dos lados. “Con el Diego vivimos una época juntos en la Selección que fue hermosa. Tengo un memoria espectacular”, rememoró Leo. Verlos juntos nos hace correctamente.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Source link

Sea el primero en comentar en "Entre dieces y dioses – Olé"

Deje un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com