El libro digital se abre espacio en la Universidad – Entre Ríos Ahora


“La dimensión material de la cultura digital. La
producción de libros académicos en los formatos digitales EPUB y PDF en el
contexto de las editoriales universitarias de nuestro país”, es el tema de
investigación del equipo encabezado por Martín Maldonado e integrado por María
de los Ángeles Rodríguez y Luis Sebastián Rossi, docentes de la Facultad de
Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), el
graduado Hernán Rebeque, y como estudiantes becarios, Aquiles Díaz y Valentina
Juri. En octubre el equipo presentó los avances en la unidad académica con el
propósito de trazar algunas respuestas en torno a los interrogantes planteados
en la investigación, que también comparten en esta nota

 ¿Qué se edita
en formato digital en las editoriales de las Universidades Nacionales? ¿Cuáles
son las dimensiones materiales de las realidades digitales y de los ebooks?
¿Cómo se gestan libros de estudio y prácticas de lectura con ebooks? ¿Qué
estrategias adoptar con las tecnologías de gestión de derechos digitales (DRM)?
¿Qué formatos son apropiados para la edición digital en las universidades? ¿Qué
deberían hacer los editores universitarios ante el capitalismo de plataformas?
Allí, además, se abordaron dimensiones teóricas que ayudan a pensar a los
libros digitales en las editoriales universitarias al tiempo que acercaron
datos del estado actual del campo.

-¿Cuáles son los objetivos del proyecto?

Luis Rossi: -Apunta a romper con el sentido común
científico de predicarle a las realidades digitales cierta inmaterialidad, que
es algo propio de los discursos de los ‘90. Frente a ese escenario, surge un
conjunto de regímenes discursivos que empieza a disputar sentido a esa idea. A
partir de la Filosofía Francesa de la técnica contemporánea, ligando las
recepciones de Gilbert Simondon y otros, construimos un aparato teórico que nos
permite dar cuenta del conjunto de dimensiones problemáticas detrás de la idea
de materialidad de lo digital. Ahí es donde situamos al libro digital como un
conjunto técnico más humanista y extrañado, como un lugar en el que todos estos
problemas tienen un escenario de disputa permanente.

Martín Maldonado: -El propósito de hacer un recorrido
sobre la arqueología de los medios, el problema de las plataformas, la noción
de milieu y las disputas sobre medios, tiene el sentido de ir por otro lugar,
distinto al que habitualmente se ha puesto en discusión al libro, especialmente
al libro digital, el e-book o libro electrónico. Eso nos permitió salir de la
pregunta instalada en los discursos sociales: 
“Ahora el libro en papel va a desaparecer” y “el libro digital viene a
reemplazarlo”. El recorrido teórico tiene el propósito de no tener que dar
cuenta de si el libro en papel va a desaparecer o no. Ni pensar que el libro
electrónico viene a reemplazar el libro en papel, ni pensar que es sólo un
cambio de soporte.

-¿Cómo se formó el equipo de trabajo?

MM: -Con Luis ya trabajamos en otros proyectos y
tuvimos acercamientos al trabajo en la investigación como becarios y como
integrantes. Así empezamos a pensar alguna temática que pudiera vincularse con
lo que estábamos trabajando en nuestro trabajo y estudios personales.

LR: -Nuestra línea de investigación viene de la
filosofía de la técnica y de las relaciones entre ciencia, tecnología y
sociedad contemporánea. En ese horizonte, encontramos un “suelo común” en el
problema de los libros.

MM: -Teníamos el anhelo de encontrar una empiricidad,
un campo más del orden de lo social y de lo cultural. En ese sentido, empezamos
a anudar diferentes escenas dispersas y dijimos: “investiguemos la edición de
libros electrónicos”. Pero había un espacio que no abordábamos, que tenía que
ver con los lugares en los que se investigan los libros como interfaz de
producción de sentido, desde el análisis del discurso y de la semiótica. Por
eso convocamos a María Rodríguez, que trabaja en ese campo. Es un equipo joven,
es la primera vez que nos juntamos a investigar y nuestro deseo es poder
sedimentar una línea de investigación y seguir haciendo proyectos.

-¿Cómo es la dinámica?

MM: -Esta investigación tiene un carácter exploratorio
que aborda un tema en particular: la producción de libros electrónicos en el
contexto de editoriales de universitarias, pero lo hace tanto desde una
perspectiva teórica, como desde lo social, a partir de entrevistas, de
relevamientos, de análisis de fuentes secundarias. Aprovechamos el hecho de que
somos un grupo joven para poder abordar el tema desde una perspectiva amplia, a
partir de un diseño flexible. El primer año hicimos un recorrido, a nivel
teórico por el problema de la materialidad de las realidades digitales y,
especialmente a través de Gilbert Simondon, trabajamos sobre el análisis de las
realidades digitales.

María Rodríguez: -Martín plantea una serie de nodos
que se desarrollan según la línea de estudio de cada uno y hacemos esa tarea
individual. Desde un principio se trabajó en la profundización teórica y avance
en el estado del arte, con el objetivo de tener una base para decir por qué
estamos investigando esto, por qué es necesario tener una mirada “multi” o
“transdisciplinaria” como la que tenemos nosotros.

-¿Qué actividades han realizado en el marco del proyecto?

MR: -El año pasado nos dedicamos a hacer esa
profundización teórica, mientras que este segundo año salimos más a difundir
nuestro trabajo. No solamente a partir de producciones que se desprenden del
informe de avance que presentamos, sino que también organizamos una jornada de
difusión en la cual comentamos nuestros objetivos y líneas de trabajo. Fue en
función de atraer gente que tuviera los mismos intereses para invitarlos a
acercarse. Antes de realizar esta jornada se acercaron dos estudiantes
interesados y empezaron a participar activamente. Nos quedaron cosas por
contar, pero fue bastante interesante hacer esto en nuestra Facultad: hemos
salido a otros lugares como congresos y reuniones científicas, por lo que otros
sí saben qué es lo que estamos trabajando y queríamos que se supiera acá
también.

MM: -Consideramos que es importante dar a conocer
nuestro trabajo en la comunidad en la cual estamos trabajando. También que los
estudiantes conozcan de qué se trata llevar adelante un proyecto de
investigación. Nosotros tuvimos la oportunidad de ser becarios y, en su
momento, eso nos permitió acercarnos a lecturas, a la actividad de
investigación, a ir presentando informes de avances, participar en ponencias…
Sin embargo, hoy la investigación no está instituida para el estudiante como un
espacio en el cual uno puede desarrollarse.

LR: -El espíritu de la jornada era también reflejar
que los espacios de investigación, más allá de que los temas pueden variar,
constituye un espacio válido para la formación profesional.

-¿Qué proyecciones tienen para cuando este trabajo finalice?

MM: -Nos gustaría que los resultados de este proyecto
contribuyan a establecer algunos parámetros y recomendaciones para la edición
de libros digitales en el contexto de las editoriales universitarias. Ese es el
propósito y sería el “beneficio” de la investigación.

LR: -Son recomendaciones que vendrían a saldar un espacio de vacancia. Y eso justamente tiene que ver con trazar el camino de la investigación hacia un lugar adonde no se estaba mirando. Preguntarse sobre la diferencia en términos epistemológicos y ontológicos de dos realidades digitales diferentes como un PDF y un E-PUB debería ser central para quienes editan en electrónico. Reconocer esa diferencia, no solamente en términos de las prácticas editoriales ordinarias, podría ser el aporte de este conjunto de recomendaciones, de documentos y lo que surja de papers y ponencias.

Fuente: área Comunicación Facultad de Ciencias de la Educación UNER.





Fuente

Sea el primero en comentar en "El libro digital se abre espacio en la Universidad – Entre Ríos Ahora"

Deje un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com