Cuarentena por coronavirus: Dailan Kifki, el elefante de María Elena Walsh del que nos enamoramos grandes y chicos

Cuarentena por coronavirus: Dailan Kifki, el elefante de María Elena Walsh del que nos enamoramos grandes y chicos


Por qué lo recomendamos: porque es un clásico inmaduro que asimismo podemos interpretar los grandes, creado por María Elena Walsh (1930-2011), una de las artistas, escritoras, cantautoras y compositoras más lúcidas de la Argentina.

Si admisiblemente Dailan Kifki es un obra estrictamente para chicos, admisiblemente vale la pena leerlo o releerlo de adulto en tiempos de cuarentena por coronavirus: es tierno, es mágico, es simpático. Escrito en 1966 por la maravillosa pluma de María Elena Walsh, de cuyo nacimiento se cumplieron 90 años el 1° de febrero, Dailan Kifki es ese elefante al que le gusta la sopita de avena que un día aparece desaliñado en la puerta de una señorita. No un pícaro, no un perro, no un bebé en un canasto. Un elefante. Arranca así:

El jueves yo salía tempranito a pasear mi malvón por la cañada, como todos los jueves, cuando al desobstruir la puerta ¡zápate! ¿Qué es lo que vi? El atrio bloqueado por una enorme montaña vulgar que no me dejaba ocurrir.

María Elena Walsh. / Foto: Hernán Rojas - Clarín.

María Elena Walsh. / Foto: Hernán Rojas – Clarín.

Ella lo quiere mover, ocurrir, pero no puede, y encuentra una cartita. Decide quedárselo y lo deja en el huerta mientras va a comprar “400.000 kilos de avena, 54.672 docenas de bananas, un regimiento de botellas de calostro y tres medialunas” para su nuevo huésped. Cuando vuelve, Dailan Kifki está regando las plantas. Y un día aparece dormido hacia lo alto de un árbol “réquete suspensión”, suspensión hasta el bóveda celeste. Dice:

Entonces, al verlo admisiblemente despierto, aproveché para retarlo.

—Muy bueno, Dailan Kifki —le grité—, muy bueno. ¿Te creés que sos un pajarito, eh?

¿Y saben lo que me contestó el muy sinvergüenza? Haciéndome camelo, con su gran vozarrón, me contestó: —¡Pi piripíií!

Eso sí que no lo esperaba.

"Dailan Kifki", de María Elena Walsh, con las bellísimas ilustraciones de Pedro Vilar.

“Dailan Kifki”, de María Elena Walsh, con las bellísimas ilustraciones de Pedro Vilar.

Así que llamó al señor Bombero para bajarlo. ¿Y qué se le ocurrió al Bombero para bajarlo?

Un precioso par de alas para que Dailan Kifki pudiera descender volando y aterrizar en el huerta sanito y excepto. ¿Verdad que era inteligente el Bombero? Pensar que a nadie se le había ocurrido.

Desde 1966, hay publicadas numerosas ediciones del obra, de 48 capítulos y uno de los cincos que esta poetisa les dedicó a los más chicos. Y hay una publicación particularmente linda que tiene bellísimas ilustraciones del dibujante Pedro Vilar.

Una de las ilustraciones de Pedro Vilar que acompañan una de las ediciones de "Dailan Kifki".

Una de las ilustraciones de Pedro Vilar que acompañan una de las ediciones de “Dailan Kifki”.

Las situaciones desopilantes y fantasiosas siguen y siguen. Y los hechos transcurren entre los barrios de Once, Palermo y Constitución, en Capital, y Moreno e Ituzaingó, en Provincia. También aparecen el Bosque de Gulubú y un enanito de nombre Carozo Minujín, homenaje a la gran Marta Minujín​.

PC

Mirá asimismo

Mirá asimismo

Mirá asimismo





Fuente

Sea el primero en comentar en "Cuarentena por coronavirus: Dailan Kifki, el elefante de María Elena Walsh del que nos enamoramos grandes y chicos"

Deje un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com