Comunicar en época de crisis – Entre Ríos Ahora


Por Paola Robles Duarte

Este martes por la tarde, desde Prensa del Hospital Centenario, de Gualeguaychú, enviaron a los medios de comunicación locales una inventario con el nombre y patronímico de 35 personas (una fue borrada en un segundo remesa, por tratarse de una sencillo del director del Hospital) a las que se le solicitaba comunicarse con necesidad a dos teléfonos, de 7 a 13, este miércoles.

Es aseverar, era urgente pero estas personas debían esperar una cantidad considerable de horas hasta ser informadas de lo que ocurría, mientras veían circular la inventario por las redes sociales.

La inmensa mayoría de los medios que publicaron la inventario presuponía pero no sabía fehacientemente de qué se trataba la convocatoria: ¿presuntos nuevos casos, reprogramación de cirugías o turnos, desidia de documentación delante un trámite iniciado? Y la inventario de posibilidades sigue. Preguntaron y respondieron consultas incluso sin enterarse de qué se trataba.

Es aseverar, nos pidieron que comunicáramos en un contexto de crisis como el que vivimos, nombre y patronímico de 35 vecinos sin informarnos el motivo, siquiera proponiendo una «fórmula» para enunciar el mensaje, poco que tuviera sentido.

Nos dijeron que no pudieron contactarlos de ninguna forma antiguamente. Nada más que eso. No hubo teléfono, whatsapp, Facebook, mínimo que permitiera un contacto previo, cuidado, individual. Nada. En cinco días no se pudo ubicar a ninguna de estas personas. A nadie.

Enseguida llegó la réplica de funcionarios municipales y de cuanta persona recibía cualquiera de las dos versiones de la inventario, la cual venía acompañada en algunos casos por los infaltables y nefastos audios de whatsapp del sobrino de la vecina del que trabaja en el Hospital quien, por otra parte, brindaba un multiple choice de datos imcomprobables. Pero la empeoramiento en este punto, es que la inventario fue emitida de forma oficial.

¿Cuál es el motivo actual de la misma? Se pretende emplazar a personas que -presuntamente- tuvieron contacto indirecto (al delirar en un micro) con el primer caso confirmado de coronavirus en Gualeguaychú.

En este contexto, cinco días a posteriori de la confirmación del Malbrán (13 a posteriori del supuesto contacto) se publica la inventario, sin información fundamental para los convocados, violando el derecho a resguardar su intimidad ( considerando las especificaciones establecidas en la circular del propio director del Hospital cuando se confirmó el primer caso positivo, haciendo hincapié en resguardar al paciente), alertando a la población en genérico – que el contexto de la pandemia que vivimos tiende a suponer lo peor- pudiendo afectar a personas hipertensas o con enfermedades coronarias o símplemente atemorizadas, que pudieron estar en contacto con alguno de los vecinos citados -o ser uno de ellos- y sacar conclusiones que son apresuradas hasta tanto no se avance en realizarles los estudios correspondientes.

La comunicación siempre es una valor política. Es política asimismo la responsabilidad cuando funciona acertadamente, y tanto más cuando no funciona acertadamente. La imposibilidad de establecer contratos éticos con los medios de comunicación que contribuyen a comunicar en un contexto de crisis es por otra parte, una tremenda -y gravísima- estupidez. Existen protocolos comunicacionales lícitamente para que estas cosas no ocurran. Para que la necesidad no vulnere derechos.

Esta inventario no fue mejor que esos audios de whatsapp que criticamos y desestimamos porque solo provocan daño y confusión.

Que muchos digan a la vez lo mismo, no aporta más que ruido. Tenemos miedo, pensamos en nuestros adultos mayores mientras vemos lo que ocurre en el resto de mundo y sentimos miedo, apostamos a que crezca la conciencia y la solidaridad de vecinos y amigos hasta que ya no exista una persona a la cual tener que explicarle porqué tiene que quedarse en su casa, y muchos no tienen con qué resistir estos días difíciles, con los gurises en casa, mientras comerciantes y emprendedores se desesperan por el colapso financiero que esto significará, entonces: no necesitamos ruido ni mensajes encriptados, necesitamos respeto, responsabilidad, confianza y empatía.

Paola Robles Duarte es periodista de Gualeguaychú.





Fuente

Sea el primero en comentar en "Comunicar en época de crisis – Entre Ríos Ahora"

Deje un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com