Bolsonaro quiere poner fin al aislamiento



El Presidente insiste en “retornar a la normalidad, reabrir comercios y escuelas y poner fin al confinamiento de la población” para evitar el caos financiero

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tuvo una resistente discusión con el autoridad de San Pablo, Joao Doria, con quien mantuvo una videoconferencia, y lo acusó de agravar la situación económica con la atrevimiento de poner en cuarentena al estado más poblado y rico del país.

El mandatario afirmó esta mañana que el país sudamericano se enfrenta a un “horizonte de caos” con saqueos y violencia callejera similar a las protestas iniciadas en 2019 en Chile, que amenaza con sacar al país “de la normalidad democrática” si no se levanten las restricciones por el brote de coronavirus, que ya mató allí a 46 personas.

“El caos está en nuestra cara. Podemos tener saqueos. Vamos a tener caos y virus: necesitamos que el pueblo vuelva a trabajar. Los gobernadores son irresponsables en detener la bienes con sus medidas” disparó el presidente brasilero al salir de la residencia oficial del Palacio de la Alvorada, en una breve intervención en la que, encima, defendió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Pagaremos un precio muy caro que costará abriles; Brasil puede salir de la normalidad democrática que ustedes tanto defienden”, le reprochó a los periodistas antiguamente de brindar un capa de dudas sobre el futuro al considerar que “nadie sabe lo que podría ocurrir”.

“Yo personalmente me expongo porque quiero tolerar tranquilidad y paz”, aseguró.

Bolsonaro insistió con la carrera argumental que inició durante la prisión franquista trasmitida el martes a la perplejidad, en la que reclamó “retornar a la normalidad, reabrir comercios y escuelas y poner fin al confinamiento de la población”, en relato al parate de la actividad económica provocado por la atrevimiento de gobernadores de diferentes estados que activaron restricciones a las actividades públicas y económicas

Además, pidió terminar con el confinamiento en masa que rige en San Pablo y Río de Janeiro, lo que provocó una reacción social enorme, con cacerolazos de protesta en las principales ciudades de Brasil.

En las últimas horas, el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del presidente, compartió en redes sociales un discurso del diputado Osmar Terra, médico y ex secretario de Salud de Rio Grande do Sul, en el que el senador expone ideas similares a las de Bolsonaro.

Lo que están haciendo en Brasil algunos pocos gobernadores y algunos pocos alcaldes es un delito. Están reventando a Brasil, están destruyendo empleos. Y esos tipos que dicen ´ah, la bienes es menos importante que la vida’. Tontos, no disocian una cosa de otra”, dijo Bolsonaro al cuchichear con periodistas en la puerta la residencia oficial.

El presidente repitió que hay que “poner el pueblo a trabajar, preservar ancianos, preservar a aquellos que tienen problemas de vigor”, y aseguró que, de lo contrario, la bienes colapsará y “el caos está ahí, en nuestra cara”, agregando que si no se privilegia el ordinario funcionamiento de la actividad “lo que ocurrió en Chile va a ser chiquito cerca de lo que puede ocurrir en Brasil”.

Reunión de gobernadores

Los 27 gobernadores de Brasil se reunirán durante esta excursión para determinar los rumbos políticos del país luego de la crisis abierta por el presidente Jair Bolsonaro, que se opone a las medidas de restricciones de circulación y actividad económica por la pandemia de coronavirus.

“La reunión ocurre dada la importancia de la situación del país y el comportamiento del presidente de la República”, explicó el autoridad de San Pablo, Joao Doria.

Dos aliados claves de Bolsonaro, los gobernadores de Goiás, Rolando Caiado, y de Santa Catarina, Carlos Moisés Da Silva, de derechas, le han quitado el apoyo al presidente y su nueva embestida sobre el combate al coronavirus adoptada en los estados.

Bolsonaro se enojó hoy durante un diálogo que mantuvo con cuatro gobernadores del sudeste (San Pablo, Río de Janeiro, Espirito Santo y Minas Gerais).

Según las imágenes del armonía, irritado y fuera de sí, Bolsonaro acusó a Doria y al de Río, Wilson Witzel, de agenciárselas posicionarse para 2022.

Les recordó que entreambos en 2018 se eligieron contra candidatos de izquierda o centro con un discurso de derecha apoyando a Bolsonaro como presidente.

El autoridad Doria es del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y comanda el estado con más muertos, 40 de los 46 informados oficialmente.

La situación de Bolsonaro en el ministerio se debilitó por lo menos en lo partidario, porque el autoridad de Goiás decidió romper con el mandatario.

Caiado pertenece al derechista Demócratas y es el padrino político del ministro de Salud, Luiz Mandetta, afiliado a esa fuerza.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ



Fuente

Sea el primero en comentar en "Bolsonaro quiere poner fin al aislamiento"

Deje un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com